miércoles, 12 de mayo de 2010

Reseña: Iron Man 2

Por Alberto Calvo

Seis meses han pasado desde que Tony Stark (Robert Downey Jr.) revelase al mundo que él era Iron Man. En ese lapso Stark se ha convertido en la mayor celebridad en el mundo. Millonario, playboy, filántropo, superhéroe. Pero no todo en su vida va bien. El gobierno de los Estados Unidos comienza a presionarlo para que entregue al ejército la tecnología detrás de la armadura de Iron Man bajo el supuesto de que se trata de un arma de alta tecnología y por tanto no puede estar en manos de un civil. Stark se rehusa alegando que no es un arma, y que la única forma de asegurarse de que la tecnología no pueda ser replicada por otras naciones y/o intereses es que él sea la única persona capaz de producirla.

Por otro lado, Tony tiene un problema aún mayor. El núcleo de paladio con que funciona el reactor de arco que porta en su pecho está envenenando su sangre a un ritmo cada vez más acelerado y sin que pueda descubrir una cura o un sustituto para el paladio. Su delicada situación lo tiene comportándose erráticamente, con un hermetismo que tiene desconcertados a sus amigos más cercanos, Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y James "Rhodey" Rhodes, quienes no pueden comprender las razones para algunas decisiones que Tony ha tomado últimamente, actuando impulsivamente y con una actitud que raya en lo autodestructivo. Además, la presencia constante de la organización secreta SHIELD lo tiene algo confundido, pues no está seguro si puede contarlos entre sus aliados.

La película sigue la tónica y ritmo de la primera parte, contando una historia entretenida y divertida y apoyándose en buenas actuaciones y efectos especiales espectaculares y eficientes. Robert Downey Jr. se adueñó de la parte de Tony Stark desde la primera película y una vez más carga con la mayor parte del peso de la película a base de su carisma y desempeño, haciendo de Stark un personaje atractivo, con una personalidad magnética y fascinante aún a pesar de todos sus defectos. Gwyneth Paltrow demuestra una vez más que fue una excelente elección para interpretar a Pepper, pues su rango actoral le permite interpretar a la perfección a la abnegada asistente personal de Stark como una mujer compleja y fuerte, además de que la química entre ambos actores es espectacular.

Personalmente considero que la aparición de Don Cheadle en sustitución de Terrence Howard es muy buena. Cheadle es mejor actor y a pesar de no ser tan físicamente imponente como Howard posee una presencia escénica que la compensa con creces. Como villanos aparecen Sam Rockwell y Mickey Rourke. Rockwell interpreta a Justin Hammer, competidor industrial de Stark y quien siempre se ha sentido opacado por el carismático millonario, en tanto que Rourke interpreta a Ivan Vanko, un científico ruso que tiene una vendetta contra Stark por lo que el considera fueron abusos y vejaciones sufridos por su padre a manos del padre de Stark. Ambos hacen un extraordinario papel construyendo a dos personajes diametralmente opuestos pero que unidos por su odio se complementan a la perfección para antagonizar a Stark.

La narrativa de la película se siente un poco más suelta que la de la primera película, lo cual es de entenderse pues tiene más personajes en escena y más de un arco argumental con el cual lidiar. En contrapunto, es evidente que John Favreau se siente más cómodo dirigiendo con efectos especiales de lo que lo hacía hace un par de años, y el resultado son secuencias de acción espectaculares y bien montadas. Sé que hay a quienes molesta un poco el hecho de que la película dedique tanto tiempo a seguir construyendo las bases de lo que será el Universo Marvel fílmico, pero a mi no me pareció demasiado intrusivo el subplot de SHIELD integrando un equipo. Habiendo leído comics dentro de la intrincada continuidad de Marvel por más de veinticinco años, y entendiendo la importante interrelación que existe entre Iron Man y los Avengers, lo entiendo y no le encuentro problema alguno.

Si lo que buscan es una entretenida película de aventuras con tintes de ciencia ficción, humor y romance, difícilmente encontrarán una mejor opción en cartelera que Iron Man. Si además son fans del carismático Robert Downey Jr, o les gustaría disfrutar del atractivo visual que representa tener en pantalla a Gwyneth Paltrow y Scarlett Johansson, tanto mejor. Si encima de ello son aficionados a los comics, no sé como es que siguen leyendo esto en vez de ir a comprar sus entradas para ver esta película.

Evaluación:
8 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com