lunes, 11 de julio de 2011

Reseña: Flashpoint #3

Guión: Geoff Johns.
Arte: Andy Kubert.
Tintas: Sandra Hope.
Color: Alex Sinclair.
Rótulos: Nick J. Napolitano.
Editor Asistente: Kate Stewart.
Editor Asociado: Rex Ogle.
Editor Ejecutivo: Eddie Berganza.
Editorial: DC Comics.
Portadas: Andy Kubert, Sandra Hope y Alex Sinclair; Ivan Reis, George Pérez y Rod Reis (Variante).


Fecha de Publicación: 06 de Julio de 2011.

El final del número #02 de Flashpoint fue bastante sorprendente, porque correspondía a un escena típica de cómics, que sólo funciona en cómics... la del accidente bizarro que origina los poderes del protagonista. Lo sorprendente es que no resultó, se dio la lógica y el accidente bizarro dejó al protagonista medio muerto, pero ahí no podía terminar la historia...

Barry logra sobrevivir su intento de recuperar su super-velocidad y convence a Batman de repetir el experimento, pero con el doble de potencia, porque si el rayo pequeño casi lo mató, uno más potente debiera funcionar... y sorprendentemente lo hace. El metabolismo acelerado de Flash entra en acción y tras recuperarse un poco, consigue que Batman lo ayude a investigar que pasó con Superman, para lo cual reclutan la ayuda de Cyborg, quien accede debido a su anhelo de contar con Batman como aliado para combatir a Wonder Woman y Aquaman, cuya guerra ha ocasionado la devastación de Europa. Tras la intriga de rigor, los tres se infiltran en un complejo militar para descubrir la verdad sobre el destino del último hijo de Krypton.

Lois Lane logra hacer contacto con la Resistencia en la Gran Bretaña ocupada por las Amazonas y uno de los integrantes del grupo es Grifter, el personaje de los Wildcats de Jim Lee (¡Spoilers!). Imagino que ya se habían enterado por ahí, pero no es mucho lo ahonda la revista en el tema, más allá del pin-up introductorio (debiera desarrollarse un poco más en las miniseries de "Canterbury Cricket" y "Lois Lane and the Resistance").

Como les había comentado en la reseña anterior, lo que más me llama la atención de la revista es el hecho de que el desarrollo sea extremadamente lento. Para el estilo narrativo que impera hoy en día, la cantidad de historia que trata de contar Geoff Johns necesitaría una maxiserie de 12 números, de modo que las miniseries paralelas sirven para explorar aquellos aspectos del mundo de Flashpoint que, por diseño, sólo pueden tocarse tangencialmente. Mi problema con este esquema es que tratándose de miniseries de 3 partes debieran ir directo al hueso, y si bien he leído algunas que me han resultados entretenidas y/o interesantes, creo que la mayoría no cuentan una historia en tres partes, sino que sirven para presentar las nuevas versiones de los personajes... o dicho de otra forma, la historia que cuentan no sirve para hacer avanzar Flashpoint sino que exploran la realidad de Flashpoint a través de tangentes que a ratos no se ve muy bien de qué manera se intersectan con la historia principal más allá de lo anecdótico (me cuesta encontrarles la utilidad práctica).

El dibujo de Andy Kubert sigue tan bueno como siempre y Johns le entrega algunas escenas con las cuales lucirse, así que hay bastantes dibujos bonitos para admirar. Kubert tiene oficio y narra la historia sin problemas, así que no hay culpas que adjudicarle, al menos en lo que a mi gusto personal se refiere.

A estas alturas me parece que la falta de desarrollo de Flashpoint puede tener tres resultados:

- La inclusión de una gran cantidad de información en el último número a fin de cerrar la historia.
- Que en definitiva la historia sea muy sencilla con un contexto complejo que no aporta mucho a su desarrollo.
- Que la función de todo el evento sea meramente introductorio y el cierre sea una especie de anti-clímax con un colapso de la realidad que forme el nuevo universo amalgamado que se anuncia para septiembre (entre las historias del DCU en desarrollo y las versiones alteradas por los eventos de Flashpoint).

Por supuesto que también está la alternativa de que esté completamente equivocado y se trate de algo absolutamente distinto.

Flashpoint tiene algunos momentos entretenidos, pero parece tener un problema muy básico que me amarga la lectura, que es la sensación de "mucho ruido y pocas nueves". Se trata de una sensación común a casi todos los eventos por un tema de las expectativas con las que uno llega y que el desarrollo nunca puede igualar. En mi caso, llegué sin expectativas a leer el evento, pero tras el anuncio del relanzamiento, surgió la curiosidad lógica de ver el desarrollo de la piedra angular de esta actualización del DCU y me encuentro con que Flashpoint, al menos hasta ahora, no parece más que una historia que habría sido entretenida de leer como un team-up imaginario de Batman y Flash, sin tanta fanfarria y aspaviento.

En deuda la historia. Excelentes dibujos. Recomendada con reservas.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com