lunes, 21 de marzo de 2011

Reseña: Weird Worlds

Weird Worlds #1
Cuando aparecieron las Solicitudes de DC Comics para el pasado mes de Enero (en Octubre de 2010), hubo un título que sin lugar a dudas llamó mi atención, aunque no sé si por las razones correctas: Weird Worlds.

Antes de iniciar este artículo, vale la pena aclarar que Weird Worlds es una miniserie de 6 partes de la que sólo han aparecido los 3 primeros números, de modo que mis opiniones no se basan la totalidad de la serie, sino en lo publicado hasta el momento. Dicho esto, el nivel es bastante parejo en cada entrega por lo que un repunte espectacular en el cierre de la historia me parece altamente improbable.

Esta serie tiene varias peculiaridades, para empezar se trata de una antología, un formato que no es muy común, ni muy popular... ni siquiera relativamente popular, pero eso por sí solo no lo convierte en una mala idea.

En segundo lugar, no hay grandes nombres de creadores vinculados a la serie. La revista se compone de tres historias cortas, la primera de ella la protagoniza Lobo, que la escribe Kevin VanHook y la dibuja Jerry Ordway. La segunda la protagoniza un personaje nuevo: Garbage Man, creación de Aaron Lopresti, quien además escribe y dibuja la serie. Por último está Tanga, otro personaje nuevo, ésta vez creado por Kevin Maguire, quien también escribe y dibuja las historias de su personaje.

Puedo estar equivocado, pero me parece que ni Lopresti ni Maguire tienen experiencia previa escribiendo cómics, o si la tienen debe ser muy reducida. Y ésa es la otra peculiaridad... que el 66% de la revista esté escrita por dibujantes (sin mencionar que VanHook también tiene pasado como dibujante).

A diferencia de otros proyectos que ha sacado DC que han tenido un perfil más comercial, más vinculado a aprovechar tal o cual historia para vender más revistas, Weird Worlds da la impresión de ser un proyecto impulsado por los Editores (Joey Cavalieri y Chris Conroy), como una apuesta por probar algo nuevo. Lamentablemente ése parece ser su gran y único mérito porque a nivel de calidad... bueno, no es un desastre, pero está lejos de ser un proyecto que se le quede a uno en la memoria.

Lobo:

Jamás había leído un cómic escrito por Kevin VanHook y si me pongo a extrapolar el contenido de esta revista, pues no creo que su nombre me haga comprar alguna otra serie. Como pueden ver en su entrada de Wikipedia, se trata de un tipo que tiene experiencia como Director y Productor de cine y que inició su carrera como dibujante de cómics, pero eso no se refleja en la calidad de la historia.

Weird Worlds #2
Conocí a Lobo por algunos especiales publicados por Perfil ("The Blazing Chain of Love" y "Portrait of a Victim"), que representa su época de mayor popularidad, posterior a la reinterpretación que hicieron del personaje Keith Giffen y más importantemente, Simon Bisley, en "Lobo's Back" donde se transformó en un cazarecompensas con un look a los Gene Simmons de Kiss. Ése personaje es divertido, pero a la vez es bastante plano y no se caracteriza por conversar mucho. VanHook transforma una escena de pelea en una aburrida cháchara con sobrecarga de diálogos, donde los personajes explican lo que hacen, lo que piensan y lo que sea que se les atraviese por el camino. Mi percepción de Lobo es la de un tipo que pega primero, pregunta después y rara vez se mete en una pelea con un plan previo, mucho menos que explica por qué hace tal o cual cosa... todo lo anterior ocurre aquí y no de una manera que lleve a descubrir una nueva cara del personaje, sino que derechamente aburre.

Yo admiro muchísimo a Jerry Ordway, pero jamás lo tendría en la lista corta de dibujantes para una historia de Lobo, creo que tampoco en la lista larga. El dibujo de Ordway es correcto, como siempre, pero más que en otros de sus trabajos recientes, su estilo aquí se siente anticuado, lo que sumado al poco imaginativo guión de VanHook y la sobrecarga de diálogos, hacen que se sienta como una reimpresión de una historia de los 80s.

Garbage Man:

Deténganme si ya habían escuchado esta historia... Richard Morse es un abogado de una prestigiosa firma de abogados a quien le asignan la cuenta de una empresa multinacional llamada Titan. Morse descubre algunos negocios turbios de sus representados y comienza a preguntar más de la cuenta por lo que deciden hacerlo desaparecer en un "accidente". En una visita a uno de los laboratorios de Titan, es capturado y un científico identificado como "Clive" utiliza un suero experimental de súper-soldado en él. El suero no arroja los resultados esperados y el científico hace explotar el laboratorio, junto a Morse y dos de sus empleados. Pasado algún tiempo Morse despierta como una criatura hecha de desperdicios: Garbage Man.

Bueno, la originalidad no es el bien más transado en los cómics, pero no pude evitar pensar en Swamp Thing y Man-Thing (que por ahí hace un cameo), con esta historia. Sin mencionar que Garbage Man tiene un brazo más grande que el otro, a lo Hellboy.

Después de "inspirarse" en Swamp Thing, Lopresti decide también tomar inspiración de Will Eisner y utiliza la clásica primera página/portada que hacía Eisner en The Spirit... y la verdad es que hace bien porque es lo más interesante de su historia.

Siendo Lopresti un dibujante, me cuesta entender la gran cantidad de diálogo que usa. Garbage Man se lo pasa la mayor parte del tiempo en un soliloquio interminable donde recuerda en forma no lineal los eventos que lo llevaron a convertirse en el monstruo que es... sería un poco menos conspicuo si usara el abandonado recurso del Globo de pensamiento, pero no es así. El diálogo no es del todo inútil, pero es poco eficiente... tal vez podría haberse hecho alguna revisión del mismo y reducirlo a lo esencial. Obviamente lo que quiere Lopresti es un personaje supernatural que se enfrasque en peleas llamativas, pero se distrae explicando más de lo necesario de forma poco atractiva.

Tanga:

Weird Worlds #3
Tanga resultó la historia que más me entretuvo sin que por ello se trate de un gran hallazgo. Tanga es una mujer extraterrestre con un grado no especificado de poder, capaz de volar en el espacio sin asistencia mecánica, a una velocidad que le permite viajar de planeta en planeta y con una resistencia tal que no parece necesitar alimentos.

Kevin Maguire parece haber aprendido de su trabajo con Giffen y de Matteis, más que ningún otro de sus trabajos profesionales y su creación refleja un estilo de comedia similar al de la JLI, sin ser necesariamente una historia cómica.

La primera de las historias presenta a Tanga perdida en el espacio, como no tiene con quien hablar, habla sola y habla como quien no ha tenido con quien hablar por semanas o meses (que viene a ser el caso). En su segunda historia llega a un planeta y visita un bar. En la tercera parte se ve involucrada en una pelea con un monstruo. Todo esto acompañado por una razonable dósis de humor, pero nuevamente... exceso de diálogos.

Conclusiones:

Weird Worlds es un bicho raro, un perro verde, un unicornio azul por donde se lo vea. Lamentablemente no se trata de un experimento exitoso a nivel creativo (ni de ventas) y cuesta exactamente entender cuál era la visión que existía detrás de éste proyecto. Es de esperar que en el futuro, en caso de prosperar iniciativas similares, se trabajen de manera más acabada los conceptos y los guiones de modo que el producto final tenga mayor calidad y haga viable el lanzamiento de series derivadas de él o al menos de nuevas miniseries antológicas, que imagino debe ser el objetivo que persigue el Editor.

Calificación:



Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com