viernes, 27 de mayo de 2011

Reseña: FF #4

FF #4 - Daniel Acuña
The Beating of Drums...

Escritor: Jonathan Hickman
Artista: Barry Kitson

Colorista: Paul Mounts
Rotulista: VC's Clayton Cowles

Artistas de Portada: Daniel Acuña y Marko Djurdjevic
Editores: Tom Brevoort y Lauren Sankovitch

Editorial: Marvel Comics
Fecha de publicación: 25 de mayo de 2011

Con cada nuevo número de FF que aparece, mi respeto y admiración por el trabajo de Jonathan Hickman crece todavía más.

Todavía no terminan de lidiar con la pérdida de Johnny Storm, pero los miembros de The Future Foundation no han tenido tiempo para seguirse lamentando. Sue tiene que lidiar con la responsabilidad de ser lo único que impide que Atlantis y las viejas tribus se enfrasquen en una guerra, Ben no termina de acostumbrarse a la nueva dinámica del grupo y parece irse alienando poco a poco, en tanto que Spider-man hace lo que mejor sabe y lo mejor que puede: adaptarse.

Reed, Nathaniel y Valeria tienen otra clase de problema, y la gravedad del mismo debiera hacerse evidente al ver a quienes han decidido consultar al respecto. El llamado "Council of Doom" ("Consejo de la Perdición" sería una traducción aproximada) está formado por Victor Von Doom, Diablo, The Wizard, The Mad Thinker, el High Evolutionary, y dos científicos de AIM. Lo que discuten es tan serio que amerita la presencia de Uatu, el Vigilante, como mudo testigo de la reunión.

La interrogante que tiene preocupado a tan singular grupo es, ¿qué tal si Reed Richards fuese un despiadado genio sin sentimientos y cuya única ambición fuese conquistar el mundo? o peor aún, ¿y si hubiera más de uno como él, habría forma de detenerlos? Las respuestas son urgentes, pues existe un grupo así y lo que están planeando involucra utilizar recursos de la Zona Negativa, la Forever City, el Área Azul de la Luna y Old Atlantis.

Lo Bueno: La historia es contada de una manera casi perfecta. Tiene humor, desarrollo de personajes, una creciente sensación de peligro y diálogos memorables. Hickman escribe pensando no solo en el momento, si no que siembra y escalona sus historias con una habilidad y talento que no recuerdo haber visto desde la época dorada de John Byrne en los Fantastic Four.

La historia es tan sólida que uno la lee y casi puede olvidar por completo que el artista en este número no es Steve Epting, el dibujante regular de la serie, si no Barry Kitson haciendo labores de salvamento. El color de Paul Mounts también tiene algo que ver con el efecto, pues a lo largo de los meses se ha vuelto una parte distintiva del look de este título. De no ser por algunas expresiones faciales, uno hubiese podido reconocer el trabajo de Kitson.

Lo Malo: Que mucha gente, incluídos algunos viejos Marvel Zombies y/o aficionados de los FF siguen sin darle una oportunidad a este título. Honestamente, ellos se lo pierden.

Lo Feo: Un equipo de Reeds malvados, sin amigos ni familia y dispuestos a todo para conquistar galaxias, está suelto en el mundo. Si eres fan de comics y no te estremece la sola idea, es que estás muerto por dentro.

El Veredicto: Si eres fan de Marvel o de los Fantastic Four y no has leído el trabajo de Jonathan Hickman, es algo que necesitas solucionar y pronto. Si no lo eres, no importa, aún así deberías salir a buscar todos sus números de Fantastic Four y FF y leerlos lo más pronto posible. Probablemente terminarás convertido en fan, si no de Marvel o de estos personajes en especial, si de Hickman. Altísimamente recomendado.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com