martes, 17 de mayo de 2011

Reseña: Journey Into Mystery #623

Journey into Mystery #623
(Stephanie Hans)
Guión: Kieron Gillen.
Arte: Doug Braithwaite.
Color: Ulises Arreola.
Rótulos: Clayton Cowles.
Editores: Ralph Macchio y Charlie Beckerman (Asistente)
Editorial: Marvel Comics.
Portadas: Stephanie Hans; Stroman, Meikis y Steigerwald (Variante).


Fecha de Publicación: 11 de Mayo de 2011.

Decidí leer Journey into Mystery debido a la inesperada decepción que significó para mi leer The Mighty Thor.

Hay algunos pecados que son comunes a ambas series y que la verdad es que no vale la pena detenerse mucho en ellos. Muy resumidamente: si Marvel esperaba atraer lectores nuevos a Thor gracias al éxito de la película, debió preocuparse de ofrecer un material que se asemejara más al contenido de ella. El que nunca leyó Thor y decida probar suerte, se va a encontrar con un mundo muy distinto al filmico.

Obviaré ser muy crítico al respecto, porque creo que está sobradamente demostrado que no existe trasvasije de audiencias entre el cine y el cómic. Tal vez los únicos que vayan a darle una oportunidad a Thor sean aquellos que ya leen cómics y que hayan disfrutado la película y ese público ya esta entrenado en el uso de wikipedia, internet y la compra de números atrasados para ponerse al día con los eventos.

Dicho esto, para mi Journey into Mystery resultó ser una lectura mucho más atractiva que The Mighty Thor, lo que no deja de ser curioso porque el verdadero protagonista de la serie es Loki, el nuevo Loki que Fraction trajo de vuelta en el número 616 de la serie.

Loki ha regresado y es un Pariah entre los dioses de Asgard (por buenas razones). Tras los eventos del primer número Loki, se revela como un ser determinado a forjar su propio futuro y si bien no ha abandonado sus viejas malas costumbres, sus motivaciones no parecen ser las mismas de siempre.

La serie está estrechamente vinculada al desarrollo de Fear Itself, los eventos allá marcan el inicio de los eventos acá. Aún así Gillen se las arregla para explicar suficientemente la historia que transcurre allá, sin entorpecer el desarrollo de su propia historia ni hacerla en extremo derivativa. La razón es que si bien los eventos están interconectados, el énfasis radica en la caracterización de Loki y en descubrir qué se oculta en el corazón del Dios de Malicia.

El dibujo de Doug Braithwaite me pareció excelente, no es Olivier Coipel, pero no tiene mucho que envidiarle, teniendo incluso mayor habilidad para otorgarle expresividad a sus dibujos. El color de Ulises Arreola no es desagradable, pero no terminó de convencerme.

Creo que ya lo he expresado algunas veces, pero hay un grupo de coloristas que hacen demasiado, que utilizan mucho efectos en la página, que ocupan muchos colores o que se esfuerzan mucho por darle "textura" al color. En algunos casos resulta bien, en otros tantos es horrible y la mayor para del tiempo los resultados son más bien disparejos. Creo que Arreola lo hace mayormente bien, pero hay una cuantas páginas que encontré algo chillonas, con cambios de tono que no entendí, pero que en definitiva se tratan de un tema de gustos... muy posiblemente haya una buena cantidad de gente que disfrute mucho más el resultado gráfico final que yo.

Journey into Mystery tiene un desarrollo muy literal, es un viaje hacia el misterio y ese misterio es Loki. La gracia de la revista es Kieron Gillen y la capacidad que muestra para aportar revelaciones que condenan y redimen al personaje por partes iguales, con un tono narrativo que recuerda el drama Shakespeareano (tanto esta serie como otra que quiero comentar, la miniserie "Loki" de Roberto Aguirre-Sacasa, me recordaron a Ricardo Tercero) y que es capaz de aportar ese melodrama teatral que tanto extrañé en los cómics de Fraction. Absolutamente Recomendada.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com