jueves, 19 de enero de 2012

Reseña: Legion of Super-heroes #5

por Esteban Pedreros.

Escritor: Paul Levitz.
Dibujo: Walt Simonson.
Tintas:
Dan Green y Sean Parsons.
Color: Javier Mena.

Rótulos: Pat Brosseau.

Portada: Walter Simonson y Guy Major.
Editor: Chris Conroy.
Editorial: DC Comics.

Fecha de Publicación: 18 de Enero de 2012.

Luego de la noticia de que Simonson dibujaría el último arco argumental de Bendis en los Avengers, estuve tentado de publicar el adelanto de éste número que publicó The Source hace unos días y titular la entrada como "Si-Monzón", pero una mezcla de vergüenza y pereza lo impidió.

Esto para explicar que cuando se trata de Walter Simonson, conmigo juega de local, me gusta mucho su dibujo y especialmente el trabajo que hizo con Orion y Thor (como a casi todos), así que pensé que sería buen momento de ver cómo avanza la Legión en el Universo de los New 52.


Hace algunos meses conversaba con John y Alberto en un "outtake" de uno de nuestros Podcasts, que la Legión tenía una fama algo injusta de ser compleja, porque en realidad no ha sido reseteada tantas veces como algunos creen (tres veces, según mi cuenta personal), y el concepto central de la serie es muy sencillo y fácil de asimilar... dicho esto, me sorprendió muchísimo que el relanzamiento de la serie fuese tan hostil para los nuevos lectores. La revista continuó con exactamente el mismo equipo creativo y no sólo eso, la historia que escribió Levitz podría haber llevado el número "#17" en la portada y nadie se habría dado cuenta, porque la revista siguió, sin hacer pausa alguna, narrando el arco argumental que arrastraba desde antes del relanzamiento.

En los meses que han transcurrido, poco ha hecho Levitz por solucionar éste problema (no parece tener interés alguno en ello) y he aquí que aparece un unitario dibujado por una leyenda de la industria y el antiguo Editor de DC Comics decide ponerlo a dibujar cabezas parlantes por la totalidad de las 20 páginas de la revista. Lo triste del asunto es que se trata de un unitario que antes que preocuparse de narrar una historia autocontenida que tal vez logre hacer que los curiosos decidan darle una oportunidad a la serie, sirve como puente entre el número anterior y el próximo... esta revista equivale a la conversación que tienen con un amigo (a), novia (o), mientras caminan del punto A al punto B, donde "A" equivale al número #4 y "B" al número #6.

Es sumamente complicado resumir la trama de esta revista, porque pasa muy poco. Hay muchísimas escenas que no tienen relevancia alguna, no siembran historias nuevas, no hacen referencia a historias viejas, ni sirven para darnos a conocer a los personajes. Ultraboy domina la portada, pero en el interior tendrán el gusto de verlo arrojar pelotas a un blanco y ser interrumpido por Phantom Girl, a lo que sigue una breve conversación llena de insinuaciones sexuales, pero protagonizada por una de las parejas más antiguas del grupo. Hay otras tantas escenas del mismo tipo y algunas que sirven para darle pantalla a algunos personajes actualizándonos sobre el estado de sus respectivos arcos argumentales y se acabó el cómic, lo que me parece un desperdicio enorme si tienes a Walter Simonson como dibujante invitado.

Para el que siga la serie regularmente, eso servirá como un aburrido interludio, pero el que no conozca a los personajes o la serie en general, seguramente se sentirá defraudado, confundido y poco convencido de darle alguna otra oportunidad a la serie.

El dibujo de Simonson es bueno, pero con una historia tan poco imaginativa tiene escasa oportunidad de lucirse, lo que me hace pensar que tal vez ese acuerdo de salida de Levitz, que parece garantizarle hacerse cargo de cierta cantidad de revistas mensuales sin importar la calidad del trabajo que haga, fue un pésimo trato para los lectores. NO RECOMENDADA

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com