jueves, 3 de julio de 2008

RESEÑA: ASTONISHING X-MEN #25

Astonishing X-Men #25
Título:
Ghost Box

Guión: Warren Ellis
Arte: Simone Bianchi
Color: Simone Peruzzi
Letrerista: Joe Caramagna
Editor: Axel Alonso & Will Panzo (asistente)
Portada: Simone Bianchi

Publicado el Miércoles 2 de Julio por Marvel Comics.


Después de que este título gozara de gran aceptación crítica y de ventas gracias al extraordinario trabajo de Joss Whedon y John Cassaday era necesario que Marvel asignara un equipo de primer nivel para continuar con esta serie, y eso fue precisamente lo que hicieron. Warren Ellis, fresco de su aclamada estancia como escritor regular de Thunderbolts fue el designado para suceder a Whedon, en tanto que el arte del título en el futuro cercano será responsabilidad de Simone Bianchi, un ilustrador italiano más conocido por su trabajo realizando portadas para series como Thunderbolts o Detective Comics. Este número marca no solo el inicio de una nueva etapa creativa sino también de una nueva época para los títulos de mutantes de Marvel.

Con su antiguo hogar en Nueva York destruído y el equipo regado por el mundo, Cyclops decide que es hora de un cambio de escenario y por ello muda la sede del equipo a San Francisco, California, ciudad donde gozan de la confianza y respeto de las autoridades. Este primer número se encarga de establecer a los personajes que integraran al equipo para este título y muestra algunas de las instalaciones de su nuevo centro de operaciones, así como los nuevos vehículos usados por el equipo. El buen trabajo de ploteo de Ellis le permite además iniciar su primer arco con una amenaza misteriosa en la forma de un asesino que parece ser un mutante artificial. Si eso no fuese suficientemente complicado, la víctima parecía tener la misma clase de alteración genética.

El equipo asiste en la investigación a la policía de San Francisco en calidad de consultores, hecho que me hizo recordar los orígenes de X-Factor, equipo que también era lidereado por Cyclops y quienes se hacían pasar por una agencia de investigación especilaizada en casos relacionados con mutantes, contando con enlaces oficiales en el gobierno. Tras estudiar la escena del crimen y revisar evidencias, nuestros héroes tienen razones para pensar que el asesino está buscando hacerse de un vehículo espacial en un cementerio de naves hallado en el sudeste de Asia.

Lo Bueno: Warren Ellis tiene la virtud de saber exactamente como atacar cada título que escribe, tanto en temática como en tono y ritmo, de modo que cada vez que escribe una serie de superhéroes ésta tiene el suficiente balance entre caracterización, historia y acción. Sus X-Men no se leen muy distintos a los de Brubaker, Carey o Whedon en cuanto a que cada personaje tiene una personalidad establecida y definida y las relaciones entre ellos son de total familiaridad. Los diálogos están escritos de tal manera que cada personaje "suena" diferente, y por si fuera poco se da el lujo de mantener algunas de las bromas recurrentes establecidas por Whedon en la serie.

El arte de Bianchi solo puede describirse como espectacular. Un diseño de página rebuscado pero sin llegar a ser molesto o convertirse en una distracción y un estilo limpio y sumamente atractivo hacen que Astonishing X-Men sea una de las series más "bonitas" en el mercado. La ausencia de tintas sólidas le da un aspecto de pintura a su trabajo, y el rediseño que hizo en los personajes resulta en sentir su versión de los mutantes como fresca y original sin necesariamente romper con el aspecto visual de los X-Men al que los fans están acostumbrados. Si puede mantener este nivel de trabajo a lo largo de la serie será otra buena razón para seguirla de manera regular, además de que Ellis tiene una reputación por escribir para explotar al máximo las fortalezas de los dibujantes con quienes colabora, lo que hace pensar que el mejor trabajo de Bianchi aún está por venir.

Lo Malo: La incertidumbre sobre la puntualidad de Bianchi. Es bien sabido que la atención al detalle y acabados que caracteriza a la más reciente oleada de artistas italianos suele tener un impacto negativo en la puntualidad con que entregan cada número. Bianchi tuvo algunos meses para ir adelantando el trabajo, pero sin otro antecedente que un arco de seis números en Wolverine es difícil saber si en algún momento será necesario utilizar un artista de relleno o ajustar la periodicidad de la serie, como se hizo anteriormente con Cassaday.

El Veredicto: Astonishing X-Men 25 es un gran comienzo para la nueva etapa de la serie. Sabiendo que Ellis valora el factor entretenimiento cuando trabaja en series de superhéroes de alta visibilidad solo podemos esperar que cada número sea al menos tan bueno como este, y si Bianchi puede mantener el ritmo con tan elevado nivel de calidad sin duda esta se convertirá en una de las series favoritas de muchos fans.

8 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com