lunes, 6 de febrero de 2012

EeC: Reaccionando a Before Watchmen


por Esteban Pedreros

La semana pasada Internet explotó nuevamente... los filisteos desoyeron los deseos del Mesías y habrá cómics de Watchmen nuevamente. DC Comics coqueteó con la idea por años sin llegar a decidirse y al parecer la salida de Paul Levitz resultó ser el factor determinante en que el proyecto llegara a puerto finalmente.


Muchas veces se especuló con la posibilidad de secuelas y/o precuelas de Watchmen, por lo que había tenido la oportunidad de ponerme en la situación de imaginar cuál sería mi reacción hacia el anuncio. Debido a que Alan Moore ha dicho claramente que no quería que estas continuaciones se publicaran, pensaba que me iba a molestar el anuncio, pero ahora que ya es una realidad me encuentro ante la sorpresa de que no me ofende... ni me entusiasma.


Creo que lo que me ha resultado más insufrible del asunto es la forma en que la compañía intenta justificar la decisión, a fin de acallar las críticas de quienes piensan que es algo que no se debía hacer por no ofender a Alan Moore. Al igual que Alberto, pienso que Watchmen es una historia que no hay que revisitar, pero no porque a Alan Moore le moleste, sino porque no hay nada más que decir con esos personajes... especialmente si lo que vas a escribir es una precuela.

Watchmen es una crítica a la situación política de principios de los '80s dominada por gobiernos de extrema derecha en EUA y el Reino Unido, una decadente Rusia Comunista y otras particularidades propias de la época, donde los personajes protagónicos tienen arcos cerrados. Tal vez no conozcamos la vida y obra completa del Comedian, Nite Owl, Rorschach, etc, pero tenemos una idea clara de sus personalidades, sicologías, lo que pensaban cuando eran jóvenes, su evolución y sus finales y/o status al término de la historia.

¿Que puede contar Brian Azzarello sobre el Comedian que sea relevante para el personaje? Sin duda que podrá contar alguna historia entretenida, mostrar algún ejemplo de su brutalidad o especular sobre los orígenes de su personalidad (tal vez algún trauma de infancia sobre maltrato o abandono maternal, que lo convierte en un misógino, violador y torturador, etc), pero ya sabemos lo que que necesitamos saber del personaje y peor aún, sabemos su estado al principio de Watchmen... a punto de ser tirado por una ventana, así que ahí es donde Azzarello deberá terminar su historia y lo mismo ocurre con el resto de los personajes.

Como dije antes... lo que resulta patético de este proyecto en el afán de DC de legitimizarlo, algo que en mi opinión es innecesario.

En el anuncio DC publicó una cita de Dave Gibbons...veamos primero lo que dijo. Acá el original:
“The original series of WATCHMEN is the complete story that Alan Moore and I wanted to tell. However, I appreciate DC’s reasons for this initiative and the wish of the artists and writers involved to pay tribute to our work. May these new additions have the success they desire,”
Acá mi traducción:
“La serie original de WATCHMEN es una historia completa que Alan Moore y yo queríamos contar. Sin embargo, comprendo las razones de DC para esta iniciativa y el deseo de los artistas y escritores involucrados de rendir homenaje a nuestro trabajo. Espero que estas nuevas adiciones tengan el éxito que desean,”
Por lo vaga y alambicada que es, la cita podría pasar como un apoyo a la iniciativa, pero si uno lo lee con atención para mi esta frase no tiene más lectura que: Watchmen es una historia cerrada, sin continuaciones posibles. Lamento que DC decidiera hacer precuelas de la misma, pero como no puedo impedirlo ni quiero ofender a los autores involucrados en el proyecto, no voy a hacer ningún reclamo y ojalá y que ganen el dinero que piensan que el proyecto va a producir.

Algo que me parece que sin lugar a dudas va a ocurrir, por más que haya fans rasgando vestiduras, no dudo que serán los primeros en comprar la revista, aunque sea por el derecho a despotricar por lo mala que es (algo por lo que deben estar cruzando los dedos).

Encuentro patético que una frase como aquella forme parte de la publicidad del proyecto y que el mismo involucre a Len Wein y John Higgins, el Editor y el Colorista de Watchmen... los únicos nombres de los créditos originales que lograron hacer participar en el proyecto, pero cuya participación es claramente circunstancial y creo que podríamos decir que hasta irrelevante. No quiero faltarle el respeto a Len Wein, pero me parece que su nombre no es un factor que produzca expectación y alzas de ventas.

Por otro lado tenemos a J. Michael Straczynski y joyas como ésta:
(...) ¿Cómo me sentiría si Babylon 5 se hiciese y yo fuese dejado completamente fuera de su desarrollo, a pesar de mi de deseo de involucrarme? Me sentiría bastante mal. Pero ocurre que eso no tiene nada que ver con esta situación de ninguna manera, tipo, forma o aspecto.

Si en algún momento de los últimos 25 años, Alan hubiese dicho, “sabes, hay una historia de Watchmen que me gustaría contar,” no hay dudas de que DC le habría dado tanto la libertad de contar esa historia, como un cheque suficientemente grande como para dejarlos sin luz en sus oficinas por una semana. Y hubo frecuentes acercamientos a él en ése sentido. En 2005, DC de hecho le ofreció la propiedad de los personajes si regresaba a escribir más historias con ellos (...)

[Luego Straczynki hace una analogía con las distintas propuestas que le habría hecho DC Comics a Alan Moore respecto de Watchmen, como si Warner se las hubiese hecho a él por Babylon 5]

Si Warner me ofreciera libertad creativa, dinero y presupuesto para hacer el programa de la manera que yo quiero, incluyendo además que me volviese dueño del programa y dijese que no a ese trato, y si luego de que Warner esperase VEINTICINCO AÑOS para que cambie de opinión, finalmente decidieran seguir adelante con B5 sin mi... entonces tendría cero derecho a reclamar al respecto. Porque fue mi elección restarme de ese proceso, no fue algo impuesto por alguien más.

Sobre el otro tema:

“Estos eran personajes creados para la ocasión y nunca se pretendió que volvieran a ser ocupados." Un muy buen punto, cuyo único problema es que en realidad no es cierto. Esa ciertamente nunca fue la percepción de DC de los personajes, y el mismo Alan esbozó la idea de hacer una precuela de Minutemen allá por 1985.

Alan no se apartó de Watchmen por razones artísticas, se apartó por lenguaje contractual en relación a problemas con el dominio de la historia. Fue una disputa contractual. Con el tiempo se volvió otra cosa, pero no es lo que ocurrió en esa época.

"Estos personajes son sagrados, nadie más debe escribirlos" (...)

“Alan  ha pasado la mayor parte de la última década escribiendo algunas muy, muy buenas historias sobre personajes creados por otros escritores, incluyendo Alicia (del País del las Maravillas), Dorothy (del Mago de Oz) [etc, cita a los personajes de la Liga de los Extraordinarios Caballeros, From Hell y otras obras de Moore]. Creo que pierde un poco la ventaja moral al decir "Puedo escribir personajes creados por Julio Verde, H.G. Wells [etc.] (...) pero es incorrecto que nadie más escriba a mis personajes.”

Siendo estos los puntos principales, me permitiré resumir el resto de la declaración señalando que luego Straczynski dice que el uso de estos personajes clásicos probablemente ofende a los admiradores de las obras originales y que su uso no es distinto de lo que hará DC con los personajes de Watchmen. Alan Moore estaría siendo hipócrita al no aceptar que se haga con Watchmen lo que él ha hecho con el trabajo de otros autores.

Agrega que no es válida la crítica de que las adiciones van a diluir el legado de Watchmen porque la obra original no puede ser modificada por las nuevas series y seguirá intacta en librerías y bibliotecas, y que su reclamo por interferencia editorial y posterior abandono de Thor no es comparable con la situación de Watchmen, ya que lo suyo no era una obra acabada sino un trabajo en progreso que no quiso ver alterado por historias paralelas a la suya.

Finalmente alaba el talento de los autores involucrados en el proyecto y la actitud que han tenido en la creación de la historia, demostrando respeto y cariño por el material original

A mi me gustaría destacar que Alan Moore aparte de mostrar su fastidio por la propuesta y negativa a participar, no ha iniciado ninguna acción de sabotaje legal o moral hacia la iniciativa y quedará en el misterio si acaso lanzará un conjuro por la osadía. Tal vez DC no lanzó antes estas secuelas por la sencilla razón de que es claro que Watchmen es lo que es y vendió lo que vendió por el nombre y talento de Alan Moore y tenía tal vez la esperanza de que alguna vez volviera a producir una huevo de oro para la compañía. Viendo que esa situación hipotética ya no se concretará, tiene sentido para ellos ordeñar la historia tanto como sea posible.

DC puede publicar el proyecto y con eso basta, no tiene por qué andar justifcándose... luego cada uno decide si le interesa o no adquirir el producto. Para mi no tiene mucho sentido apoyar este proyecto y comprar las miniseries para obtener lo que sin duda será una versión diluída de la historia original. No tiene nada de malo querer leer historias adicionales de los personajes, pero para qué... despojados del contexto en que fueron creados, no hay mucha diferencia en contar una historia genérica de superhéroes con los personajes de Watchmen que con un superhéroe genérico.

Por otro lado, los autores que eligieron participar en el proyecto no necesitan más justificación que el creer que tenían una buena historia que contar con los personajes... ¿quién sabe? tal vez la tienen (especialmente si eres Darwyn Cooke), qué necesidad hay de que Straczynski haga el ridículo defendiendo la posición de DC Comics con argumentos simplistas que no resisten mucho análisis, ni vienen al caso.


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com